Un poquito de algo

Un guión

La ambientación: Dos personas están caminando a través del bosque hacia el sendero de los Apalaches. Abandonaron el coche en el camino. El sol se despierta, todavía vacila por el frío. Uno es cincuentón, la otra tiene 18 años.

LEQUITA, una estudiante del primer año en universidad, morena. Le encanta historia del arte y café torrefacto con azúcar, una seguidora de jazz afrocubano y literatura japonesa, una archienemiga de fumar.

RACKSHEN, ex-profesor de una universidad pública, dueño de una librería que Lequita visita usualmente. Tiene 4 gatos, 2 pájaros, 2 peces, y un Subaru que fue abandonado recientemente. Un fumador empedernido de hierba, no de cigarrillo.    

LEQUITA

(Su voz se sigue oyendo mientras se desarrolla la escena)

NARRADOR: Todo lo que oigo es el susurro del viento a través de las ramas y hojas secas de arce que crujen debajo de nuestros pies. Estoy sorprendido por cómo suavemente camina; no estampa sino hace surf a través de la tierra que es enriquecida por las hojarascas. A veces puedo escuchar sus pasos claramente, si no escucho los míos. La ruta en que estamos caminando no es plana. Es estrecha, pedregosa y resbaladiza debido al musgo y la neblina. A la derecha, veo maderas; a la izquierda, veo maderas; adelante, lo veo a él; atrás no veo nada más que una parte muy pequeña del mundo civilizado, que ha sido olvidado.

LEQUITA

¿A dónde estamos yendo?

RACKSHEN

Hmm…No sé. Nunca he terminado este sendero antes. El destino está abierto. ¿Estás cansada?

LEQUITA

No, en absoluto. Estoy disfrutando el paisaje. Me siento como Christopher McCandless, hacia rutas salvajes, pero ojalá que no terminemos como él.  

RACKSHEN

Claro. Me alegro que te guste la naturaleza. Sabes, la semana pasada le dije a mi hijo que debería invitar sus amigos para cenar en mi casa antes de que se vaya a la universidad. Dijo que sí, pero luego añadió: “Papá, no les preguntes mucho por favor.” Me sorprendio. “¿Por qué?” Se encogió de hombros y me dijo: “Bueno… no son ese tipo de personas. No les gustan mucho las preguntas. Es muy extraño…” Era ridículamente desconcertante, y triste un poquito, porque mi hijo probablemente piensa que soy un hablador viejo y molesto que siempre tiene un gusto por conversar sobre todo jaja. Sabes, los jóvenes ahora, si los adultos somos curiosos y entusiasmados con ellos, se sienten intimidados y no están dispuestos a compartir. Así que muchas gracias por estar aquí, acompañándome. ¿No estás sufriendo, no? Bienvenida al aula de Rackshen.

LEQUITA

Francamente, estoy sufriendo Rackshen. Sólo estoy contigo para agradecerte por el desayuno que me invitaste, con la esperanza de recibir un almuerzo igualmente bueno.

RACKSHEN

¡Ay caramba! ¡Qué plan!

LEQUITA  

Jaja. Rackshen, no entiendo porque me encanta pasar el rato con gente mayor que yo. En el campus, mis amigos son los profesores, o los estudiantes de último año. ¿Extraño, no? Cada vez que enciendo mi versión treintañera, intimido a muchos colegas, porque no parezco como su par, sino su madre o hermana mayor. No disfruto chismes, ni la cultura popular; me encanta conservar sobre todo lo que es más grande que el individuo. Algunas personas creen que soy una esnob, especialmente cuando hablamos fuera de clase. Pero quizás se origina a partir de mi deseo de seguridad; tener personas de las que pueda aprender y en las que pueda confiar.

RACKSHEN

No te preocupes Lequita, entiendo. Nunca sentirse oído y no encajar es una parte indispensable del proceso de madurez. Veo que eres muy madura para tener sólo 18 años, pero no deberías pensar de ti mismo como un alma vieja. Te sientes diferente porque tienes una mente innovador;  posiblemente piensas a futuro con 5 años de anticipación. Necesitas estar consciente de este hecho, pero esta no es causa para aislarte. Hay muchas personas que pueden entenderte y siempre puedes elegir tus pares. No cierres la puerta, ¡sólo diviértete con tu juventud!

Además, eres curiosa. La mente inquisitiva se mantiene joven.           

(2 minutos de silencio)

RACKSHEN

Lequita, eres una buena chica. No dejes que nadie te quite eso.

(sonríe de soslayo)

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s